Subir

Cómo renovar una cocina por tu cuenta

renovar una cocina

Renovar una cocina por tu cuenta puede ser un reto gratificante, infundiendo tu espacio con un toque personal y ahorrándote una parte significativa de dinero. Aquí tienes una guía completa para ayudarte a navegar a través de este emocionante proyecto que desarrollamos en Pacheco Arquitectos.

Renovar una cocina a menudo se considera el corazón de los proyectos de mejora del hogar junto con la renovación de los baños. Es un espacio que tiene un uso intensivo en la mayoría de los casos, lo que lo convierte en un candidato ideal para mejoras. Ya sea una actualización menor o una renovación completa, te presentamos el proceso paso a paso para guiar tu renovación de cocina DIY:

Tabla de contenidos

Paso 1: Planificación

Lo primero es lo primero. Establecer un Presupuesto

Determina cuánto estás dispuesto a gastar y asigna los suficientes fondos para materiales, herramientas y gastos inesperados.

Ten en cuenta que es esencial establecer un presupuesto preciso para controlar tus gastos. Así que aquí tienes una guía paso a paso para ayudar en ese proceso para tu proyecto de cocina DIY:

Establece un presupuesto para renovar una cocina
  1. Delimita tus Requisitos: Define lo que quieres en tu cocina. Considera el tamaño, diseño, materiales, electrodomésticos, accesorios y cualquier característica adicional que planees incluir.
  2. Investiga Costos: Busca los precios de materiales, electrodomésticos, accesorios y cualquier otro componente que necesites. Visita tiendas de ferretería, consulta tiendas en línea y recopila presupuestos de varios proveedores para tener una idea clara de los gastos.
  3. Crear una Hoja de Cálculo: Haz una hoja de cálculo o usa un software de presupuesto para organizar tus gastos si puedes aunque no es necesario. Categoriza los costos en secciones como materiales, electrodomésticos, mano de obra (si contratas alguna), permisos, herramientas y gastos inesperados (crea un fondo para imprevistos).
  4. Costos de Materiales: Enumera todos los materiales necesarios para tu proyecto de cocina, incluyendo armarios, encimeras, suelos, azulejos, pintura, iluminación, etc. Investiga y anota sus precios según la cantidad necesaria.
  5. Electrodomésticos: Determina los electrodomésticos que deseas y sus costos. Esto incluye el refrigerador, estufa, lavavajillas, microondas, etc. Considera la eficiencia energética como un factor importante y cualquier descuento u oferta disponible.
  6. Costos de Mano de Obra (si corresponde): Si planeas contratar profesionales para tareas específicas como fontanería o trabajos eléctricos, recopila presupuestos de diferentes contratistas e incluye estas estimaciones en tu presupuesto.
  7. Permisos y Tasas: Investiga los códigos de construcción locales y los requisitos de permisos. Considera los costos de la licencia de obras y cualquier coste asociada a la obtención de licencia de obra.
  8. Herramientas y Equipamiento: Haz una lista de las herramientas y el equipo que necesitarás para la construcción. Si no los tienes, incluye sus costos o los costos de alquiler en el presupuesto.
  9. Fondo para imprevistos: Como se mencionó anteriormente, asigna una parte de tu presupuesto (generalmente entre el 10-20% dependiendo de la experiencia previa que hayas tenido en la construcción de una cocina, siendo 20% “ninguna” y 10% “mucha”) como fondo de contingencia para gastos inesperados o cambios en los planes.
  10. Calcula y Totaliza: Suma todos los costos de tu hoja de cálculo y obtendrás un presupuesto total estimado para tu proyecto de cocina DIY.
  11. Revisa y Ajusta: Revisa cuidadosamente tu presupuesto. Si el total supera tu estimación inicial, analiza las áreas donde puedes hacer ajustes o considera alternativas para mantener tu presupuesto.
  12. Prioriza y Planifica: Si encuentras el presupuesto demasiado alto, prioriza los elementos esenciales y planea eliminar partes menos críticas del proyecto o encontrar alternativas que ahorren costos sin comprometer la calidad.
  13. Controla los Gastos: A lo largo del proyecto, registra tus gastos frente a tu presupuesto para asegurarte de que estás siguiendo el camino correcto y realiza ajustes si es necesario.

 

Recuerda, al construir una cocina tú mismo, la precisión en la elaboración del presupuesto es crucial. Sé realista sobre los costos y siempre deja espacio para gastos imprevistos.

Paso 2: Diseño y distribución

Aquí tienes un enfoque paso a paso para diseñar una cocina que planeas construir por ti mismo:

  1. Evalúa tus necesidades: Considera cómo utilizarás tu cocina. ¿Necesitas más espacio en el mostrador, almacenamiento, mejor flujo alrededor de la cocina o electrodomésticos específicos? Enumera tus prioridades y requisitos de funcionalidad.
  2. Investigación y recolección de ideas: Busca inspiración en revistas, plataformas en línea, programas de mejoras para el hogar y sitios web de diseño de cocinas. Guarda imágenes o crea un panel de estilos, diseños, colores y características que te gusten.
  3. Mide y planifica: Mide con precisión el espacio donde se instalará tu nueva cocina. Considera la fontanería existente, los enchufes eléctricos, las ventanas y puertas. Crea un plano a escala utilizando papel cuadriculado o software de diseño si lo tienes, aunque no es necesario.
  4. Distribución y funcionalidad: Decide la distribución de la cocina que se adapte a tus necesidades. Las distribuciones comunes incluyen la forma de pasillo, en forma de “L”, en forma de “U” y con isla. Asegúrate de que la distribución proporcione un flujo eficiente entre las áreas de cocina, limpieza y almacenamiento.
  5. Armarios y almacenamiento: Determina el tipo de armarios y opciones de almacenamiento que necesitarás. Considera estilos de armarios, materiales, acabados y la cantidad de cajones, estantes y compartimentos necesarios para tus artículos.
  6. Encimeras y superficies: Elige el material de la encimera que se ajuste a tu estilo y presupuesto. Las opciones incluyen granito, cuarzo, mármol, laminado, etc. Considera la durabilidad, mantenimiento y atractivo estético.
  7. Electrodomésticos: Selecciona los electrodomésticos según tus hábitos de cocina y el espacio disponible. Decide el refrigerador, la estufa, el horno, el microondas, el lavavajillas, etc. Considera la eficiencia energética y la compatibilidad con el diseño general.
  8. Iluminación: Planifica una iluminación adecuada para la cocina. Combina iluminación ambiental, de tarea y de acento para crear un espacio bien iluminado y funcional. Considera la iluminación debajo de los armarios, luces colgantes, luces empotradas y fuentes de luz natural.
  9. Suelos: Elige un suelo que complemente el diseño y sea adecuado para el entorno de la cocina. Las opciones incluyen cerámica, madera, laminado, vinilo o linóleo. Considera la durabilidad, facilidad de limpieza y estética.
  10. Finaliza el diseño y los materiales: Basado en tus preferencias e investigación, finaliza los elementos de diseño, materiales, colores y acabados para cada componente de tu cocina.
  11. Crea un plan detallado: Recopila todas tus decisiones de diseño en un plan integral. Incluye especificaciones, dimensiones, materiales y cualquier otro detalle relevante necesario para la construcción.
  12. Consulta a expertos (si es necesario): Si tienes dudas sobre aspectos técnicos específicos o necesitas consejo, considera consultar con diseñadores de cocinas, arquitectos o contratistas para revisar tus planes.
  13. Revisa y revisa: Repasa tu plan de diseño varias veces para asegurarte de que se ajuste a tus necesidades, presupuesto y limitaciones de espacio. Haz revisiones según sea necesario antes de comenzar la construcción.
  14. Comienza la construcción: Una vez que tu diseño esté finalizado y hayas reunido todos los materiales y herramientas necesarios, comienza la fase de construcción siguiendo tu plan detallado y cronograma.
Diseño y distribución de la cocina

Paso 3: Ten claro las partes de la cocina

Armarios

Cuando se trata de seleccionar armarios de cocina para un proyecto de bricolaje, tienes varias opciones para considerar. Aquí hay algunos tipos comunes de armarios de cocina:

  1. Armarios prefabricados: Estos son armarios prefabricados disponibles en tamaños y estilos estándar. Son producidos en masa y típicamente la opción más asequible. Los armarios prefabricados vienen en diseños y acabados limitados, pero pueden estar disponibles al vuelo para una instalación rápida.
  2. Armarios semi personalizados: Los armarios semi personalizados ofrecen más flexibilidad que los armarios prefabricados. Te permiten elegir ciertas características como ajustes de tamaño, acabados, materiales y algunos elementos de diseño. Se construyen a pedido según tus especificaciones.
  3. Armarios personalizados: Los armarios personalizados ofrecen el más alto nivel de personalización. Se construyen para adaptarse a las dimensiones exactas, preferencias de estilo y necesidades de almacenamiento de tu cocina. Aquí tienes control total sobre materiales, acabados, herrajes y detalles de diseño. Sin embargo, tienden a ser la opción más cara y pueden tener plazos de entrega más largos.
  4. Armarios sin marco: También conocidos como armarios de estilo europeo, estos armarios carecen de un marco frontal, proporcionando más accesibilidad y un aspecto moderno y elegante. Maximizan el espacio interior y ofrecen una apariencia limpia y sin costuras.
  5. Armarios con marco: Estos armarios tienen un marco de madera adherido al frente del cajón, proporcionando soporte estructural y un aspecto tradicional. Ofrecen una variedad de opciones de diseño y pueden adaptarse a varios estilos de puertas.
  6. Lejas abiertas: Las lejas abiertas son una opción de moda donde los armarios se reemplazan con estantes abiertos. Proporcionan fácil acceso a los artículos y pueden crear una sensación abierta y aireada en la cocina. Sin embargo, requieren una organización constante y puede que no sean adecuados para todos los artículos.
  7. Armarios empotrados: Los armarios empotrados cuentan con puertas y cajones que encajan dentro del marco de un hueco, creando un aspecto limpio y enrasado. Ofrecen una apariencia más clásica y de alta
  8. Armarios Shaker: Los armarios estilo Shakers son conocidos por sus bordes cuadrados o su apariencia en forma de caja. Piensa en un panel de madera con forma de rectángulo y dentro de ese panel, imagina otro panel con forma cuadrada, pero un poco más pequeña. La apariencia general de los armarios estilo Shaker es la de un marco de armario de cuatro esquinas, pero con un panel insertado. Los armarios de estilo Shaker se distinguen por sus líneas simples, limpias y puertas de panel empotradas. Son adecuados para diversos diseños de cocina, desde los más modernos hasta los tradicionales, y representan una opción popular gracias a su atractivo atemporal.

 

Al elegir los armarios de cocina para tu proyecto de bricolaje, considera aspectos como el presupuesto, preferencias de estilo, funcionalidad, durabilidad y la estética general que deseas lograr. Cada tipo de gabinete tiene sus ventajas y limitaciones, así que elige aquel que mejor se ajuste a tus necesidades y complemente el diseño general de tu cocina.

Reflexiones finales acerca de cómo reformar una cocina

Encimeras

Materiales como granito, cuarzo, laminado o bloque de carnicero son algunas de las opciones disponibles, pero el proceso para seleccionar una encimera debería ser:

Seleccionar una encimera para tu cocina de bricolaje implica considerar varios factores como durabilidad, estilo, mantenimiento y presupuesto. Aquí tienes una guía paso a paso para ayudarte a elegir la encimera adecuada:

  1. Identifica Tus Necesidades: Como anteriormente se ha dicho lo primero es determinar cómo usarás la encimera. Considera aspectos como hábitos de cocina, preferencias de mantenimiento y el nivel de durabilidad requerido para tus actividades en la cocina.
  2. Investiga Materiales para Encimeras: Explora diferentes materiales para encimeras disponibles en el mercado. Algunas opciones comunes incluyen granito, cuarzo, mármol, laminado, superficie sólida, concreto, bloque de carnicero y acero inoxidable. Cada material tiene características únicas en términos de apariencia, durabilidad, mantenimiento y costo.
  3. Evalúa Durabilidad y Mantenimiento: Considera la durabilidad y los requisitos de mantenimiento de cada material. Algunos materiales, como granito y cuarzo, son altamente duraderos y resistentes a los rayones y al calor, mientras que otros pueden requerir mantenimiento más frecuente.
  4. Valora el Atractivo Estético: Piensa en el estilo y la estética que deseas lograr en tu cocina. Algunos materiales ofrecen un aspecto natural y elegante (como granito y mármol), mientras que otros proporcionan una apariencia más moderna o minimalista (como cuarzo o acero inoxidable).
  5. Establece Tu Presupuesto: Determina tu presupuesto para la encimera. Algunos materiales, como granito y cuarzo, tienden a ser más caros, mientras que el laminado y el bloque de carnicero son opciones más económicas.
  6. Muestra y Compara: Obtén muestras de tus materiales de encimera preferidos. Compáralos en tu espacio de cocina para ver cómo quedan bajo diferentes condiciones de iluminación y junto con tus armarios, suelos y otros elementos.
  7. Considera la Funcionalidad: Piensa en la funcionalidad del material de la encimera en relación con tus hábitos de cocina. Por ejemplo, si haces mucha repostería, es posible que prefieras una superficie resistente al calor y fácil de limpiar.
  8. Pregunta sobre la Instalación: Investiga sobre el proceso de instalación para cada tipo de encimera. Algunos materiales pueden requerir instalación profesional debido a su gran peso o requisitos específicos de instalación.
  9. Verifica las Garantías: Investiga las garantías ofrecidas por los fabricantes para diferentes materiales de encimera. Esto puede ayudarte a evaluar su longevidad y rendimiento.
  10. Obtén Asesoramiento Profesional: Si no estás seguro acerca de qué material elegir, busca consejo de diseñadores de cocinas, proveedores de encimeras o contratistas. Pueden brindarte información basada en tus necesidades y preferencias específicas.
  11. Toma una Decisión: Después de considerar todos estos factores, toma una decisión basada en lo que mejor se ajuste a tus criterios de durabilidad, estilo, mantenimiento y presupuesto.

 

Recuerda, la encimera es un punto focal importante en tu cocina, así que tómate tu tiempo para elegir el material adecuado que no solo realce la estética, sino que también se alinee con tus necesidades prácticas y limitaciones presupuestarias.

Electrodomésticos

Compra electrodomésticos eficientes que se ajusten a tu diseño y presupuesto.

Elegir electrodomésticos para tu proyecto de cocina DIY implica una cuidadosa consideración de tus hábitos de cocina, restricciones de espacio, eficiencia energética, presupuesto y diseño general de la cocina. Aquí tienes una guía paso a paso para ayudarte a seleccionar los electrodomésticos adecuados:

  1. Mide tu espacio: Toma medidas precisas de los espacios asignados para cada electrodoméstico. Asegúrate de que haya suficiente espacio para la instalación y la ventilación adecuada
  2. Investiga los tipos de electrodomésticos: Explora diferentes tipos, marcas y modelos de electrodomésticos disponibles en el mercado. Considera factores como tamaño, estilo, características, eficiencia energética y garantías.
  3. Establece un presupuesto: Determina tu presupuesto para cada categoría de electrodomésticos. Asigna más fondos para electrodomésticos esenciales y considera dónde podrías ahorrar en artículos menos críticos.
  4. Prioriza las características: Identifica las características esenciales que necesitas en cada electrodoméstico. Por ejemplo, para un refrigerador, considera factores como capacidad, disposición del congelador, eficiencia energética y características especiales como dispensadores de hielo o tecnología inteligente.
  5. Considera la eficiencia energética: Muy importante. Busca electrodomésticos con altas calificaciones de eficiencia energética (certificados Energy Star si es posible). Pueden tener un costo inicial más alto, pero pueden ahorrarte mucho dinero en las facturas de electricidad a largo plazo.
  6. Coordina la estética: Asegúrate de que los estilos y acabados de los electrodomésticos se complementen entre sí y se ajusten al esquema general de diseño de tu cocina. Algunas personas prefieren un conjunto de electrodomésticos que combinen, mientras que otras mezclan diferentes acabados para un aspecto único.
  7. Lee reseñas y calificaciones: Investiga reseñas y calificaciones de clientes para los electrodomésticos que te interesan. Presta atención a los comentarios sobre durabilidad, rendimiento y fiabilidad.
  8. Visita salas de exposición o tiendas: Si es posible, visita salas de exposición o tiendas de electrodomésticos para ver los electrodomésticos personalmente. Prueba la funcionalidad, verifica la calidad y familiarízate con sus características antes de tomar una decisión.
  9. Verifica los requisitos de instalación: Comprende los requisitos de instalación para cada electrodoméstico. Algunos pueden necesitar conexiones eléctricas o de fontanería específicas, lo que podría afectar el diseño de tu cocina o los planes de renovación como por ejemplo los hornos que necesitan de una potencia mayor que otros electrodomésticos.

 

Recuerda, los electrodomésticos son inversiones importantes en tu cocina, así que tómate tu tiempo para investigar y seleccionar los que se alineen con tus requisitos y contribuyan a la funcionalidad y estética de tu proyecto de cocina DIY.

Paso 4: Suelos: opciones de baldosas, madera, laminado o vinilo.

Seleccionar el suelo para una cocina DIY implica considerar varios factores como durabilidad, facilidad de instalación, mantenimiento, estilo y presupuesto. Aquí tienes una guía paso a paso para ayudarte a elegir el suelo adecuado:

  1. Durabilidad: Las cocinas soportan mucho tráfico, derrames y manchas. Lo mejor es optar por materiales duraderos como baldosas de cerámica o porcelana, vinilo de calidad, laminado o madera que puedan resistir estos desafíos.
  2. Resistencia al agua: Dada la susceptibilidad de la cocina a los derrames y la humedad, elige un suelo que sea resistente al agua. Opciones como baldosas de cerámica, vinilo de lujo o ciertos tipos de laminados y maderas tratadas son adecuadas.
  3. Facilidad de instalación: Si eres un manita del bricolaje, considera opciones de suelo que sean relativamente fáciles de instalar. Los suelos flotantes como el laminado o las baldosas/tablas de vinilo de montaje rápido pueden ser más simples en comparación con el trabajo de baldosas intrincado o la instalación de madera.
  4. Mantenimiento: Selecciona un tipo de suelo que sea fácil de limpiar y mantener. Algunos materiales, como la madera, pueden requerir más mantenimiento en comparación con otros. Asegúrate de que el suelo elegido se ajuste a tu rutina de mantenimiento.
  5. Estilo y estética: El aspecto general de tu cocina es importante. Elige un material y diseño de suelo que complemente la decoración y el estilo existentes. Las baldosas, madera, laminado y vinilo de calidad vienen en varios estilos, colores y patrones.
  6. Presupuesto: Al igual que en todos los demás elementos, establece un presupuesto para tu proyecto de suelo. Materiales como las baldosas de cerámica y especialmente la madera pueden ser costosos en España, mientras que el laminado y el vinilo tienden a ser más económicos. Considera tanto los costos de material como de instalación.
  7. Muestras y reseñas: Antes de tomar una decisión, obtén muestras de tus opciones de suelo preferidas. Pruébalas bajo la iluminación de tu cocina para ver cómo son. Además, lee reseñas de otros manitas de bricolaje o propietarios que hayan instalado el mismo suelo para evaluar su experiencia.
  8. Considera la reventa futura: Si el valor de reventa es importante para ti, elige una opción de suelo que sea universalmente atractiva y añada valor a tu hogar. La madera y ciertos tipos de baldosas tienden a tener un atractivo más amplio.

 

Recuerda, la preparación adecuada y las mediciones precisas son cruciales para una instalación exitosa de un suelo DIY. Asegúrate de tener las herramientas y materiales necesarios antes de comenzar el proyecto, y sigue las pautas de instalación meticulosamente. Si tienes dudas, consultar con profesionales o ver videos instructivos específicos para el tipo de suelo que elijas puede ser de gran ayuda.

renovar una cocina

Paso 5: El trabajo de construcción. Su proceso

  1. Demolición: Retira con cuidado los armarios antiguos, electrodomésticos y el suelo.
  2. Instalación: Ensambla e instala los nuevos armarios, encimeras y electrodomésticos siguiendo las instrucciones del fabricante.
  3. Electricidad y Fontanería: Busca ayuda profesional si no tienes experiencia en estos aspectos para garantizar la seguridad y el cumplimiento de las normativas.

Toques Finales

  • Pintura: Dale a tu cocina una capa fresca de pintura para unificar el aspecto.
  • Herrajes y Accesorios: Instala manillas, grifos e iluminación para los toques finales estéticos.
Construcción de la cocina

A favor y en contra de Hacerlo Tú Mismo vs. Contratar a un Profesional

Ventajas del Hacerlo Tú Mismo:

  • Económico: Ahorras dinero en costos de mano de obra.
  • Personalización: Tienes control total sobre el diseño y la ejecución.
  • Experiencia de Aprendizaje: Oportunidad para adquirir nuevas habilidades y conocimientos.

 

Desventajas del Hacerlo Tú Mismo:

  • Consumo de Tiempo: Los proyectos podrían tomar más tiempo debido a las curvas de aprendizaje y la experiencia limitada.
  • Preocupaciones sobre la Calidad: Pueden ocurrir errores que afecten el resultado final.
  • Riesgos de Seguridad: El trabajo eléctrico y de fontanería puede ser peligroso si no se hace correctamente.

 

Contratar a un Profesional:

  • Experiencia: Los profesionales aportan habilidades especializadas y experiencia.
  • Ahorro de Tiempo: Los proyectos tienden a completarse más rápidamente.
  • Garantía de Calidad: Mayor probabilidad de un resultado pulido y bien ejecutado.

Reflexiones Finales

Si bien una renovación de cocina DIY puede ser inmensamente gratificante, es crucial evaluar tus habilidades, tiempo y disposición para aprender. Para tareas complejas como trabajos eléctricos y de fontanería, se recomienda encarecidamente consultar o contratar a profesionales para garantizar la seguridad y el cumplimiento de los códigos de construcción.

Recuerda, ya sea que elijas abordar el proyecto tú mismo o contratar a un profesional, una renovación de cocina bien planificada puede mejorar significativamente la funcionalidad y la estética de tu hogar, agregando valor y comodidad durante años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Publicaciones

Categorías de contenido

error: El contenido está protegido